¡Buenos días lectores! 

¿Cómo van los informes de Google Analytics

 A lo largo de este blog hemos visto diferentes herramientas y fases que usamos a la hora de elaborar una estrategia digital, pero no hemos definido de qué se trata un plan de marketing, por qué es importante y sus fases a llevar a cabo. De esto vamos a hablar hoy. 

Un plan de marketing es un documento realizado donde se plantean todas las acciones digitales que se llevarán a cabo para promocionar la marca y sus productos o servicios.

Para esto, primero se analiza la situación de la que parte el cliente. Luego se determina el periodo de tiempo en el que se llevarán a cabo dichas estrategias para obtener los resultados deseados como empresa. 

¿Cuál sería la estructura perfecta de un plan de marketing? 

  1. Análisis de la situación inicial – es importante analizar cómo está posicionada la empresa en relación con el mercado, la industria y sobre todo la competencia. Dentro de este esta fase encontramos el análisis DAFO.
  2. Definición del público objetivo – es vital conocer quién consumirá nuestro contenido.
  3. Establecer objetivos – son los logros que queremos obtener con este plan de marketing online.
  4. Estrategias – son las acciones que llevaremos a cabo para cumplir los objetivos establecidos.
  5. Análisis de los resultados – es importante llevar un seguimiento de las acciones implementadas para identificar qué funciona y qué tiene que mejorar.

Ya vistas las diferentes secciones de nuestro plan de marketing, voy a explicar qué hay que hacer en cada una de estas fases. 

1. Análisis de la situación inicial

O también conocido como el punto de partida. Aquí se identifican la situación y el por qué se necesita una nueva estrategia. También se analizan la situación externa y la competencia de la marca para crear un contexto que luego nos ayudará con las siguientes fases. 

  • Análisis del mercado: hay que considerar en qué entorno está ubicado la empresa y qué está pasando que pueda beneficiarnos o perjudicarnos.
  • Análisis del sector: muy importante hacer caso a las tendencias del sector en el que estamos trabajando para no quedar por detrás de otras empresas. 
  • Análisis de la competencia: en este apartado, identificamos las estrategias que están realizando la competencia. Pero también qué hacemos mejor que ellos y cómo podemos mejorar.

Se podría considerar que el análisis de sector es un análisis externo, y el de la competencia se conocería como análisis interno. Para resumir todas las conclusiones, creamos un nuevo análisis que se denomina análisis DAFO.

  • Análisis DAFO: un informe básico a la hora de establecer las estrategias que utilizaremos. Las siglas significan: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

DAFOYa que la primera fase está definida, el siguiente paso es establecer al target al que vamos a dirigirnos y los objetivos que tengamos como empresa. Preguntas como la siguiente nos ayudará a identificar estos objetivos: ¿qué queremos conseguir con esta estrategia nueva?

2. Definición del público objetivo

Establecer el target es importante porque tenemos que conocer quién consumirá nuestro contenido y nos llevará a cumplir los objetivos. 

Empezamos con una segmentación de público. ¿Esta estrategia va a ser business to business (B2B) o business to customer (B2C)? Deberemos analizar ciertas variables para entender mejor a nuestra audiencia: 

  • Variables sociodemográficas: principalmente son datos de edad, sexo, localización, nivel formativo. Un primer análisis de quién va a consumir el producto o servicio.
  • Variables psicográficas:  datos cualitativos. Aquí nos ponemos en la piel del cliente y tratamos de entender sus necesidades, gustos, personalidad y su proceso de decisión a la hora de comprar un producto o servicio.

En esta fase podemos identificar dos conceptos: el customer journey y el embudo de conversión

  • Customer journey o viaje del cliente: nos ayuda a conocer el proceso de decisión de nuestra audiencia. En este apartado tenemos en cuenta las motivaciones y los objetivos que tienen nuestros posibles clientes y cómo nuestro producto o servicio les va a ayudar a satisfacer sus necesidades. 
  • Embudo de conversión: Este concepto puede ser útil junto al viaje del cliente. Se representa de forma vertical y se centra en las distintas etapas que pasa el buyer persona, o posible cliente, desde que identifica que tiene una necesidad y decide comprar nuestro producto. Utilizamos el embudo de conversión para analizar el comportamiento colectivo de nuestra audiencia y para identificar las mejores estrategias para los usuarios en las distintas partes del embudo. Son tres partes: el principio, conocido como TOFU, parte del medio (MOFU) y parte inferior (BOFU).

3. Establecer objetivos

A la hora de crear objetivos, éstos deben de ser realistas y obtenibles. En otras palabras, estos objetivos deben de ser SMART. La palabra SMART viene del inglés y significa: 

  • Specific (específico): establece claramente el objetivo que marquemos como empresa.
  • Measurable (medible): importante monitorizar nuestro objetivo para saber en qué podemos mejorar y qué está funcionando.
  • Attainable (alcanzable): nuestro propósito tiene que ser cumplir objetivos que sean alcanzables con nuestras estrategias propuestas.
  • Realistic (realista): hay que analizar si los objetivos son realistas. ¿Vamos a necesitar más personas para conseguirlo o podemos nosotros mismos? 
  • Timely (a tiempo): cada objetivo tiene su fecha límite. Centrarse en obtener objetivos a tiempo es una manera de ser eficaces en nuestra estrategia digital. 

SMART

4. Estrategias

Esta fase de nuestro plan de marketing varía según el tipo de negocio que tengamos y los objetivos que deseemos cumplir. Un paso básico a la hora de definir nuestras estrategias es conocer muy bien los objetivos y ser realistas a la hora de establecer cómo vamos a conseguirlos. Se recomienda empezar con funciones básicas y luego ir especificando las acciones según los objetivos. 

5. Análisis de los resultados

Todo plan de marketing debería ser analizado, ya que así podremos comprobar si nuestras estrategias están dando resultados según están siendo implementadas. Es recomendable revisar los resultados de forma periódica, así tenemos más conocimiento sobre dichos resultados en lugar de sólo comprobar estas métricas a final de mes, por ejemplo. 

Estas fases son las principales que debería tener cualquier plan de marketing. Además, si lo consideras, se pueden añadir más componentes de acorde a tus objetivos para ayudarte a conocer y entender tu público objetivo y las distintas estrategias para conseguir tus metas de empresa. 

¿Tienes ya tu plan de marketing? ¿O necesitas ayuda para empezar? Mi equipo y yo somos expertos en eso, así que ¡no dudes en contactarnos hoy!

¡Más y mejor en próximas entradas!

Fdo: Inbound Man. SHAM de Omega Digital. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*